CÓMO ELEGIR AL INQUILINO PERFECTO

alquiler de casa

El alquiler de casa puede ser un proceso complicado para el casero. Especialmente, cuando no sabe a qué tipo de persona le va alquilar.

En algunos casos, se pueden presentar situaciones tales como incumplimiento de la mensualidad, daños al bien inmobiliario, o perturbar a los vecinos.

Son muchas las ocasiones en las que puede resultar imposible, para los candidatos a inquilinos, comprar casa. Por esa razón, escoger al inquilino perfecto, es una tarea que no debe ser subestimada.

Características del inquilino perfecto

Los inquilinos son personas que, por razones de transporte, economía o de cualquier otra índole; prefieren alquilar de casa.

También influye que los precios de compra y de mantenimiento, en una inmobiliaria puedes ser muy altos. Por ello, alquilar es una mejor opción.

El inquilino perfecto es aquél que se destaca de los demás por ser quien se mantiene al día con los pagos, cuida de los muebles de la vivienda y se lleva bien con los vecinos. No obstante, elegir a un buen inquilino no es trabajo sencillo.

Aprende a escoger el inquilino perfecto para tu vivienda

1. Haz un anuncio completo

Deberás especificar todos los componentes de tu inmueble, siendo claro, conciso y sincero con lo que buscas para evitar perder tu tiempo con inquilinos que no te son interesantes.

Es importante que especifiques que no quieres en un primer momento, como por ejemplo la entrada de mascotas. Así reducirás la demanda, pero ganarás tiempo y ellos no lo perderán.

2. Determina a quién quieres alquilar la vivienda

Es necesario elaborar un anuncio antes de poner la casa en alquiler. Se deberá determinar a quién queremos alquilar la vivienda. En resumen, pensaremos hacia qué público va enfocada la vivienda y filtrar a los candidatos por el target específico.

Aunque podamos decidir a quien alquilar, también bueno ver las características que posee nuestra vivienda para hacernos una pequeña idea de quién puede vivir en ella, ya que todas la viviendas no son ideales para todos.

3. Déjate asesorar por una inmobiliaria

Las inmobiliarias te ayudarán a gestionar las visitas y realizarlas, le pondrán el precio al inmueble acorde al mercado actual, redactarán el contrato de arrendamiento, te aconsejarán en cualquier duda que tengas e incluso pueden seleccionarte el inquilino que entre dentro de las características que buscas. Pero la decisión final de quién entra a la casa la toma el arrendador de esta.

4. Confianza y primeras impresiones

Fíjate en la forma que miran el inmueble, pregúntales y analiza la forma en la que te responden y quédate con aquellos que te transmitan confianza.

Opta por la persona que esté conforme con el precio y que no intente regatear con todo aquello que le propones, que se conozca la zona donde está situada la vivienda y se haya interesado por conocer los alrededores, y sobre todo que la primera impresión te transmita que es alguien de fiar. Si tienes alguna duda, descártalo.

Mucho cuidado con aquellos que pueden parecer los inquilinos perfectos desde un primer momento. Alguien que se pone por las nubes en todo momento, duda de él porque puede que esté mintiendo. Es importante analizar un poco más a cada candidato y saber escoger bien y no olvidarse de preguntar con quien piensa vivir.

Entrega de llaves

5. Investiga a los candidatos

Antes de tomar la decisión final investiga a los candidatos que más te han interesado para no llevarte una sorpresa desagradable en un futuro. Buscando un poco puede que consigas averiguar donde vivía antes, por qué se muda… y todo lo que puedas enterarte. No tiene nada de malo, hoy en día en las redes sociales se puede stalkear de una manera fácil.

6. Pide toda la documentación que necesites

Deberemos pedir unos documentos que acrediten sus condiciones laborales (tipo de contrato, duración, antigüedad y a que se dedica) y te garanticen que van a poder pagar para asegurarnos de que el inquilino pueda pagar las rentas sin problemas.

Si la persona interesada en alquilar es autónoma, se le pedirán los últimos trimestres del IVA o el último Impuesto de las Personas físicas que presentó.

7. Seguro de alquiler

Usa un seguro de alquiler a la hora de arrendar el inmueble, utilizar seguro de alquiler contra posibles impagos es algo recomendable.

Cuando alguien coge una propiedad de alquiler, es necesario que sepa que tendrá que depositar el mes en curso, dos meses de fianza y el mes de honorarios de la agencia en el caso que el alquiler esté hecho con una inmobiliaria. Esos dos meses de fianza, sirven como una garantía adicional en caso de impagos o posibles daños a la vivienda.

8. Un contrato conforme para ambas partes

Incluso el inquilino que te haya dado una buena impresión se puede volver un inquilino más detestable. Todo el mundo se comportará bien, hasta que no haya nada que le sea disconforme.

Será importante que el contrato se firme conforme a ambas partes y de forma igualitaria. Si alguno de los dos incumple alguna cláusula del contrato, sin preguntar o poder modificarla con un acuerdo previo, ahí es cuando aparecerán los problemas que se quieren evitar a toda costa.

9. Crea un buen ambiente y que se sienta a gusto en tu casa

Si se han seguido todos los consejos previos de este post, seguro que ya sabes como conseguir al inquilino perfecto, pero lo más importante es llevarse bien a lo largo de todo el contrato.

Para conseguir que el inquilino se sienta a gusto en casa, deberemos seguir unos pasos:

  • Dale facilidades a la hora de ponerse en contacto contigo.
  • Debes ser flexible y entenderlo si en algún caso ha tenido algún problema grave y no te puede pagar el día acordado.
  • Muéstrate receptivo y ayuda a que se instale, cuéntale todo lo que necesite del barrio, la casa o zonas de alrededor.
  • Las reparaciones suelen correr a tu cargo, pero podéis llegar a un acuerdo hablándolo.

Consejos para elegir al inquilino perfecto

inquilino perfecto

Primeramente, debes saber dónde estás promocionando tu alquiler de casa. Los avisos en el periódico o en sitios web de poca reputación pueden atraer a tus puertas a cualquier tipo de persona.

De tal manera, lo mejor es conocer en qué medio haces tú oferta de alquiler y qué tipos de usuarios navegan allí. Te recomendamos utilizar sitios de confianza, o pagar por el anuncio de una buena inmobiliaria. Asegúrate de solicitar y revisar los siguientes requisitos:

Solvencia de pago

Este punto es uno de los más preocupantes para los caseros. Dado que es el principal problema que suele suscitarse en el alquiler de casa. Para garantizar que la solvencia no sea un problema mayúsculo en el futuro, debes pedir al inquilino:

  • Ingresos: Para conocer los ingresos del posible inquilino al solicitar una nómina o declaración de IRPF. Sin embargo, no están obligados a mostrar dichos documentos.
  • Estabilidad laboral: Es importante conocer al inquilino, y generar confianza. Un candidato que cuenta con un buen trabajo, es mejor opción que aquél sin trabajo estable.

El caso que el inquilino no pueda garantizar la solvencia, es aconsejable solicitar una garantía adicional.

  • Las garantías: Una forma de no salir perjudicado en esta transacción inmobiliaria, es por medio del cobro de una fianza o garantía. Normalmente se suele pedir por adelantado el pago de, por lo menos, una mensualidad.
  • Aval bancario: Un aval bancario es un documento que le permite al casero exigir el impago del inquilino al banco. No obstante, es necesario que sea revisado por un abogado para que no exista complicación alguna.

Cuidados recomendados del inmueble

Cómo se mencionó anteriormente, es necesario desarrollar una relación de confianza con el inquilino para conocer exactamente a quien le estás alquilando. Esto hará más llevadero el alquiler de casa.

Es importante recalcar el cuidado de los muebles, de las habitaciones, y demás pertenencias u objetos que tenga la vivienda. Aunque no sea comprar casa, el alquiler es como tener una propia, y debe cuidarse como tal.

Normalmente, cuando el contrato se realiza con la inmobiliaria, esta suele notificar a los inquilinos el reglamento de la comunidad. De este modo, se evitan malos entendidos entre vecinos.

El tiempo de la estancia

Asimismo, es fundamental saber cuánto tiempo piensa el inquilino quedarse, o si tiene intenciones de comprar casa próximamente.

Con tal información podrás redactar un contrato de alquiler de casa, con un tiempo total que sea conveniente. Si el candidato cumple con todos lo requisitos, el contrato puede ser de hasta 3 años.

Al momento de entregar la casa

Cuando cierras el contrato, el casero particular inmobiliario a cargo, debe dejar constancia de cualquier situación o detalle que tenga el inmueble para evitar problemas con el inquilino.

Tips para detectar a un mal inquilino

Poco a poco los malos inquilinos han ido desarrollando unas características comunes las cuales pueden ser difíciles de notar si nunca has tenido contacto con alguno de ellos. Algunas de ellas son:

  • Ofrecen pagos por adelantado: este punto debemos tenerlo en cuenta, ya que puede dar pie a que en un futuro empiecen las morosidades del alquilado con cualquier excusa. No deberemos aceptar pagos por adelantado, eso sólo lo hacen para ganar confianza.
  • Estudiar la estabilidad económica del inquilino: Cualquier problema financiero que estos tengan se puede convertir de un buen inquilino a uno no deseable.
  • Son seductores y expertos en inteligencia emocional: van a querer llevar el control de la conversación para ganar la confianza del arrendador. Pueden repetir en múltiples ocasiones que son fiables a la hora de pagar.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Contacta con nosotros